MónTerrassa
Violencia machista a mujeres con capacidades diversas, una lacra invisible

La violencia machista sobre mujeres con capacidades diversas es una de las grandes lacras que actualmente tenemos en nuestra sociedad, y lo es por partida doble porque además es invisible. Esta es la sensación que tienen las mismas víctimas y que ha sido trasladada en el acto de presentación de la diagnosis «El impacto de la violencia machista en mujeres con capacidades diversas», realizado por el Ayuntamiento de Terrassa, desde los servicios de Capacidades Diversas y Políticas de género.

«Seguimos trabajando para conocer y difundir la realidad de las mujeres con capacidades diversas, un trabajo iniciado hace décadas y que muestra que Terrassa es una ciudad comprometida con las mujeres, y libre de todo tipos de violencia», ha señalado la regidora Mónica Polo. A su lado, la teniente de alcalde Nuria Marín ha resaltado que el estudio busca «contribuir a hacer visibles las violencias únicas y específicas que sufre este colectivo y a la vez ayudar a incorporar la perspectiva de género en el modelo social de la discapacidad».

Se ha hecho contando con la participación de las mismas voces de mujeres con discapacidad, consensuando las propuestas y la realización del estudio. Desde el equipo de gobierno, y la directora del estudio, Blanca Moreno, recuerdan que esto solo es «el punto de partida» con la voluntad que en un futuro «nos ayude a elaborar estudios más complejas y poniendo énfasis en aquellas variables que en aquí no hemos podido profundizar, como la raza, clase social, estudios u orientación sexual».

Dependencia, sobreprotección y un gran silencio

La diagnosis se ha elaborado raíz de la propuesta de resolución aprobada al primer Pleno de Mujeres del Ayuntamiento de Terrassa. Entonces y ahora se subraya que «uno de los mensajes que se puso sobre la mesa y que el estudio corrobora es que la sociedad no visibiliza las mujeres con discapacidad, y esto dificulta todavía más que se pueda planificar o abordar sus problemáticas específicas correctamente».

El documento cuenta con 27 entrevistas a mujeres de todas las edades, tipos y grados con discapacidad. También con casi una treintena de entrevistas a personas que tienen relación profesional o personal. Una de las conclusiones más dolorosas es el reconocimiento que «la sociedad las infantiliza a menudo y de manera muy frecuente, y esto es muy perverso porque es una de las formas de no escuchar, de limitar la expresión de la persona y también al suya sexualidad. Tenemos que rehuir del concepto que las mujeres con discapacidad su mujeres indefensas», indica Moreno.

Esto es clave porque el hecho de verlas indefensas hace que, primero, que las empresas «no nos vean productivas», con la consecuente exclusión laboral; y segundo, que las familias «nos protegen demasiado y tienen miedo que trabajamos fuera de casa», lo cual se traduce con una dependencia emocional y económica respecto a los otros difícil de romper. Lamentan también que «a veces vivimos en comunidades cerradas y siempre estamos con las mismas personas», por eso cuando se produce un abuso, este queda inmediatamente silenciado.

Dependencia, silencio, sobreprotección… estas son también violencias machistas. Y subrayan que es una problemática que implica a toda la sociedad porque esta cadena tampoco se rompe cuando estan en el colegio o cuando van al médico. Por ejemplo, algunas reflexiones recogidas explican que «en los centros de salud ya tengo una etiqueta puesta, y si te encuentras mal siempre dicen que es por la discapacidad» o «cuando me rompí la muñeca no me dieron rehabilitación porque decían que no trabajaba y que con mi discapacidad no hacía falta». También la infantilización hace que la información que las afecta directamente a ellas no les llegue, «muchos panfletos sobre violencia machista son difíciles de entender» o bien porque «cuando voy acompañada hablan directamente a la otra persona, como si yo no los entendiera».

Recomendaciones para ayudar a las mujeres con discapacidad

Ante este análisis, el estudio propone varias recomendaciones a las administraciones para ayudar a romper barreras y silencios. La creación de unos servicios de apoyo específico contra la violencia machista o la intervención y potenciación de grupos de mujeres y redes de apoyo es una de las claves. También hacer que las actividades y actas sea accesibles y fáciles.

La formación de los equipos de profesionales en la atención a mujeres con discapacidad es otro de los puntos primordiales. También se propone potenciar los grupos de ayuda mutua para familias, apoyos como la lectura fácil o lengua de signos en actas, acontecimientos y trípticos informativos editados por la administración local. Y tener en cuenta los horarios familiares y servicio de canguraje para hacer más fácil que estas mujeres también participen en el día a día de la vida social de la ciudad.

Nou comentari

Comparteix

Icona de pantalla completa